mini tetera

Botanicals Experience

Domingo13 / noviembre

Export.Store

Momento Helps (1) El rito Tea Time

 

IMG_3013Lo primero que nos avisaron al subir al buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa fue: “Esto se mueve”, de modo que he tenido que aprender unas cuantas técnicas, nada que no domine cualquier grumete, dejar todos los objetos trincados, puertas y portillos cerrados, y no llenar el plato de sopa más de lo debido.

Esto se mueve, y cada vez más, a medida que nos asomamos al vértigo del hemisferio Sur. En la navegación y en la aventura, bien lo supo Shackleton, la rutina es sagrada, y más sagrado aún, romperla. La rutina del barco es devorar una milla tras otra: ya han pasado siete días sin darnos cuenta. Mi rutina personal son muchas horas leyendo y escribiendo, y más sagrado aún es salir a cubierta a contemplar el amanecer, los atardeceres, y las cabriolas de los peces voladores.

He tomado también la costumbre del Tea Time: cada tarde paro el tiempo, con un rito que aprendí hace más de veinte años en Tokio, la ceremonia del té. He de bajar desde mi camarote por el tronco de escalera al comedor, donde una cafetera siempre encendida me da agua caliente. ¿Parece sencillo, verdad?

Ya les dije que esto se mueve: una mano lleva la taza de lateteraazul y la otra se agarra firme a la barandilla. Aquí viene el rito: para bajar, la taza en la derecha y me agarro con la izquierda, despacito. Para subir, ha de ser al revés, te sujetas con la derecha y mantienes con la zurda la taza hirviente en el aire procurando llegar al camarote con algo de agua, peldaño a peldaño. La geisha que me ofreció el té en Tokio hacía algo parecido: lo preparaba con una mano y me lo servía del revés, como deferencia. Solo su tímida sonrisa era frontal.

Lo que me mira ahora sobre la mesa es un colador de fina rejilla donde yacen los posos del té: trocitos de manzana, escaramujo, frambuesa, canela, jengibre, clavo. Es una infusión ayurvédica depurativa de Helps, una de las que me acompañan en este viaje, que iré probando con agua de mar o de iceberg. Ya se verá; de momento el rito del Tea Time cada tarde es un pasaporte al bienestar. Me relaja tanto que me da por escribir estas cosas, y los peces voladores saltan por el portillo a saludar.

@ValentinCarrera Lat. 18º20N, lon.19º36W.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>